Conócete, en ti habita lo extraordinario

Si quieres tener una vida buena, conócete.

Creemos que nos conocemos pero a tenor de los acontecimientos, va a resultar que no, y el darnos cuenta de ello puede propiciar el más fascinante viaje que nunca hayas imaginado. No importa si te encuentras piedras y escollos, cuando te mueve el deseo de encontrarte, la vida te dota de lo necesario para superar los retos.

El origen de todos los males en este mundo es la ignorancia, no en vano insistieron en ello, Sócrates y Platón, y en el frontispicio del templo de Apolo en Delfos estaba escrito el siguiente aforismo: “Conócete a ti mismo y conocerás a los dioses y al universo”

Y al conocer como es el engranaje del universo, verás que no hay nada que sea al azar, todo tiene un orden, un propósito. La vida, se expande a través de nosotros, de forma que hay una fuerza que pugna por expandirse (SER) y otra que tiende al estatismo, a que nada cambie (ego). Darnos cuenta de que hay una inteligencia que ha entretejido cada suceso de nuestra vida con un propósito, aporta a la misma un importante lógica, y un alivio existencial. Suelo decir que cuantas más personas comiencen a trabajar en su autoconocimiento, menos antidepresivos y ansiolíticos vamos a necesitar en el mundo.

Es evidente que por este planeta han pasado millones  de personas que no han prestado mucha atención a esa máxima, y en la actualidad se pone de manifiesto nuestra ignorancia, constantemente. La inconsciencia humana se manifiesta a través de cada guerra, en cada atentado y los locos humanos nos ponemos a culparnos unos a los otros. Buscar al culpable “fuera”, esa es la consigna, – Voy a ver que ideas sostienen mejor la construcción de que la culpa la tiene aquella raza, y su religión- así funciona el ego humano.  Cuando usamos la expresión inconsciente es lo no asumido, lo ignorado respecto a nuestra naturaleza y nuestra vida.

Decía Platón  que el comienzo es la parte más importante del recorrido, ya que debemos vencer la inercia de “hacer siempre lo mismo, pensar de la misma forma,..”. El ego humano es el diseño, a modo de programación o software que se ocupa de que nos gusten ciertas cosas y tengamos aversión a  otras, lo cual puede llevarnos a conflictos y situaciones repetitivas. Has notado que en tu vida  se repiten situaciones parecidas? ¿Tal vez tienes la sensación de que solo cambian los actores, pero percibes que esa situación ya las has vivido?  Eso quiere decir que hay ahí una información valiosa en potencia para ti, para que la veas y la desactives. Los patrones inconscientes son los mecanismos que mueven a las personas como el conejito aquel de las pilas alcalinas, que duran y duran. Y a las personas nos ocurre que cuando algo se nos muestra y no nos hacemos cargo, la ley del orden natural traerá otra situación de mayor impacto a fin de que lo veamos.

Por ejemplo: en mi vida viví situaciones que tenían que ver con la lógica de posponer lo que no me gustaba. “Ya lo haré, tengo tiempo”- eso me lo decía con frecuencia, y el resultado era después que hacía las cosas demasiado rápido y con las deficiencias que conlleva la prisa. Por no hablar de que me estresaba por algo que podría haber hecho de forma pausada. Cuando vi ese patrón o automatismo, después de estar observándome, comencé a ponerle toda mi atención a ese momento en el que tengo la tentación de posponer un tema. Esa autoobservación ha hecho que el patrón, poco a poco, se haya ido disolviendo.

Nos hemos sido educados para la observación propia, tan enfocados que estamos en observar lo de afuera, y así nos perdemos importantes claves de “quien soy”.

Te propongo algo: ponle, a partir de ahora, mayor atención a tus pensamientos, a cómo te sientes aquí y ahora, a tus actos. ¿Cómo te sientes cuando has vuelto a hacer algo que no querías hacer? ¿Te juzgas? ¿Te has vuelto a etiquetar?  Es vital que comprendas que son actos que salieron de ti, o pensamientos, pero no son tuyos!  Son del inconsciente, esa parte desconocida pugna por hacerse visible, en que nos hagamos más conscientes. Hacernos más conscientes nos lleva  tener una mejor perspectiva de que todo lo que existe es unidad. No hay parte que no esté afectando al todo, por lo que debemos asumir cada uno nuestra  responsabilidad en el cambio colectivo.

Despierta!
Cuanto mejor te conozcas, mayor visión tendrás para avanzar en este viaje llamado vida y más probable es el cambio colectivo.

Si te ha interesado este contenido puedes compartirlo en tus redes sociales.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

El cambio que deseas nace de una decisión

Una vida mejor está a tu alcance si  actualizas la información que eres; eres tecnología punta.

El cambio ocurre a partir de que tomas una decisión y eso deja salir la luz que eres. Vivir con una percepción distorsionada oculta tu luz, por eso es vital que conozcas quien eres en realidad.

En esta entrada voy a sostener que la mediocridad y el sufrimiento ocurren por la ignorancia con la que las personas andamos por la vida. Parafraseando a Sócrates;  el hombre vive mal, porque no sabe que hacer para vivir bien. Muchos de nosotros creemos  que, con haber nacido ya sabemos vivir, y no es así. La vida tiene sus códigos y podemos acceder a ellos  a medida que dejamos de ignorar los referentes importantes y nos conocemos mejor.  El propósito de esta experiencia sobre el planeta Tierra va mucho más allá de sobrevivir y de percibirnos en una competición constante, ya que se trata de darnos cuenta y despertar a una vida real. El primer paso comienza con un “click”, como si se activase una mayor claridad al levantarse uno de los velos, y a partir de ahí la decisión es nuestra. El cambio de nuestra vida será reflejo de la transformación interior, que es un camino  fascinante, que nos pide tomar el control de nuestra vida y vernos  responsables de lo que ocurre en ella.

Es evidente que miramos alrededor y percibimos un ambiente  de crisis, de carencia, de queja, injusticia, etc. Salimos a la calle y la tónica general es que “todo está muy mal”, “así no podemos seguir”, y siguen las lamentaciones en la cola del supermercado, o en la barra del bar, pero no nos permitimos salir de esa rueda o patrón. La crisis es una renovación, es una invitación al cambio, por lo tanto, una oportunidad. Tenlo en cuenta.

Vemos la realidad externa como algo en lo que no tenemos nada que ver, – yo intento ser una buena persona- decía un conocido mío el otro día, -no entiendo que tengo que ver con la corrupción y con los atentados que se están dando en este momento. Ahí va un pilar fundamental de nuestra ignorancia; se trata de que no reconocemos el vínculo que constituye la vida. La mayoría de las personas aún no se han caído del sueño que supone creerse separadas de los demás, pensar que la realidad que les está ocurriendo es pura casualidad y que no tiene nada que ver con ellos. Este error en la forma de ver lo que nos rodea es lo que nos mantiene dormidos, y con una idea del mundo muy distorsionada.  Esta información debería  ser una asignatura en los colegios: “Propósito de la vida, lógica y funcionamiento”

En esa asignatura se debería de dar los siguientes temas:

– Naturaleza del ser humano. El SER.

– Funcionamiento del tablero donde se desarrolla la vida; espacio tiempo.

– Para que vivimos, que sentido tiene la vida.

– La ciencia de la conciencia.

– El conflicto es inherente a la vida y propicia el cambio y el crecimiento.

– Composición de la máquina humana: pensamientos, emociones y biología (cuerpo)

– El poder de la percepción; la realidad depende de la percepción.

– Entrenamiento para depurar la percepción.

– Aprender a tener la atención, el foco dentro desde temprana.

– Activar un observador neutro para mirar la realidad.

– Conexión con la fuente e intercambio de información constante.

– Importancia del sueño para crear el futuro.

– Consciente e inconsciente.

– Estructura del ego humano; descubre tu diseño.

Si recibiéramos esta información desde pequeños nuestra mente estaría mucho más abierta y podríamos evolucionar más rápido. De todas formas, el diseño de la vida nos lleva a despertar después de un proceso más a menos largo de fricción, de estrés y sufrimiento. En mi caso ha sido así al menos, tuve que vivir una enfermedad, estrés laboral y  sentirme como un hámster dando vueltas en una rueda inacabable, para que el click definitivo ocurriera. Y cuando ocurrió la sensación que tuve fue que “hay otro modo de hacer las cosas”, “hay otra realidad detrás de lo aparente”, y no he dejado de dirigirme por ese camino.

Esa fue mi decisión, la cual sostengo día a día: elegí vivir de una forma coherente, escuchándome y sabiendo que la realidad me habla en cada relación que tengo, en cada problema que se me presenta. Me llevó a tener certeza de que hay algo que me sostiene más allá del virtual,  la muñeca que se levanta por la mañana y hace cosas, con sus gustos y aversiones. Cuando nos abrimos a otras posibilidades, cuando dejamos de vernos como víctimas, y descubrimos el poder innato que tenemos, toca tomar una decisión.

La decisión consiste en aquello que decía Einstein de que si deseamos un cambio, dejemos de hacer siempre lo mismo. Pues eso; no puedes seguir en esa rueda de empobrecimiento y desvalorización porque ahora se te ponen delante los recursos y el conocimiento para salir de esa situación. Toma esa decisión ahora!! Ya!! No olvides que tu parte inconsciente quiere que nada cambie y te llevará a repetir patrones y las mismas situaciones una y otra vez. El ego humano es un programa cuyo objetivo es el de mantener el status quo, o sea, que nada cambie y para eso,  pospone, se justifica y te engaña. Esta es una clave vital si te tomas en serio llevar a cabo un cambio en tu vida; una transformación real que te va llevar a vivir algo grande, porque la vida desde tu propósito es enorme!!

Una última cosa:

Sé una luz en medio de la aparente oscuridad; deja salir tus talentos afuera y compártelos.

Si te ha interesado este contenido puedes compartirlo en tus redes sociales.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

¿Conoces las reglas del juego de la vida?

Observar tu inconsciencia, es decir, darte cuenta de tu miedo, te hará consciente; esta es una salida del laberinto. Comprender cuales son las reglas del juego de la vida (G.A.M.E), hará que tu carga emocional, existencial  se libere.

Usamos la vida con un sentido general para referirnos al tiempo que sucede desde que una persona nace hasta que muere. Definimos la vida desde estándares fáciles de reconocer, una vida exitosa, abundante,…o una vida desgraciada, llena de carencia. Cuando venimos a esta experiencia somos condicionados desde pequeños para querer alcanzar la vida exitosa y huir de la desgracia. Parece obvio, ¿verdad? Es lógico, -debes de estar pensando, pues bien, hoy necesitas saber que eso que llamamos vida tiene una lógica, un orden, que es distinto a lo que venías pensando. De hecho, lo primero que quiero decirte es que todo responde a un orden previo, no hay causalidades, ni un caos sin orden, ni concierto.

Hemos basado nuestra existencia en sobrevivir; en tener más de todo, salud, más dinero, más familia, amor, relaciones, más cosas como señal de ser exitosos. Hemos estado convencidos que ese era el objetivo cuando nuestra experiencia discurría por un buen estado de salud, una situación económica desahogada y un buen ambiente en lo afectivo y familiar, decimos que todo va bien que la vida nos sonríe, que “Gracias a Dios, todo bien”

Lo que voy a sostener en este artículo es que la lógica que hay oculta detrás de esta experiencia es que tu crezcas, que yo crezca, que todos evolucionemos. ¿Hacia dónde? Hacia asumir lo real, como funciona todo en realidad, y para eso necesitamos dejar espacio a “otras posibilidades”. Eres un SER multidimensional, que se identifica solo con su plano más concreto, el cuerpo. Ahí está nuestra ceguera, para empezar, ya que hay una gran parte tuya que ignoras, que desconoces y es la que tiene todas las soluciones o respuestas  a  las preguntas de tu vida.

Por lo tanto, si te quedas con que solo existe lo que ves con tus ojos, la información que has recibido por el sistema (telediarios, mass media), con la formación que has recibido en escuela, instituto, universidad, en la familia; tienes una perspectiva muy pequeña de la “película”. Dado que hemos sido condicionados desde niños, con los ideales de lo correcto e incorrecto, de que es tener éxito y qué es ser un fracasado,  que es bueno y lo que es malo, etc, es normal validar el mismo esquema una y otra vez. Cuando se cumplen esos objetivos que marca el programa ideal, todo bien, “qué bien me va la vida”- decimos. Creemos que todo se trata de cumplir esos objetivos.

De repente, algo falla, un problema de salud, un despido, una muerte de un ser querido, un divorcio, una bancarrota, y nuestro mundo se cae porque según el diseño de vida que tenemos en mente, eso es una desgracia y lo rechazamos, nos resistimos. Lo que tengo que decirte es que ante una situación de conflicto, de algo que vives como un problema, la salida es de otra manera a como piensas, con otra lógica:

  • Primero, ya que la capacidad de percibir de manera diferente es más importante que el conocimiento que hayas ido acumulando hasta ahora, y las crisis tienen el propósito de que te trasciendas.
  • Segundo: en tu vida no suceden las cosas de forma arbitraria; lo que te está ocurriendo tiene un mensaje para ti, es un acicate para que crezcas. Debes comenzar a dejar espacio en ti a esta posibilidad.
  • En la hoja de ruta que tenemos para cada uno de nosotros, cuando surge algo que nos parece un problema, siempre hay dos opciones: podemos resistirnos y huir,  o comprender, aceptar y evolucionar.
  • Cuando ocurre algo que juzgamos “malo” se ponen en marcha pensamientos y emociones que llamamos negativas que nos hacen entrar en estrés, nos resistimos, no queremos sufrir; esto nos divide internamente. Comprender como “funcionamos” es una de las primeras claves para resignificar la vida.
  • La negatividad, el miedo, es el mensajero de un nuevo reto en nuestra vida, no debes seguir creyendo que es algo malo; es una forma de hacer consciente nuestra parte inconsciente.

Nuestra biología tiene recursos para reestablecer el equilibrio, pero cuando comienza el programa biológico al que llamamos enfermedad, y dada nuestra ignorancia,  eso nos pone más desesperados y evita que el equilibrio se produzca. El cuerpo no crea malignidades, solo pone en marcha programas para resolver de forma biológica los conflictos que percibimos.

Lo expuesto nos lleva a dos conclusiones:

  1. Asumir de verdad la vida no es tener que preocuparnos por todo, sino estar dispuestos a soltar creencias y condicionamientos limitantes y darnos cuenta de cuáles son los principios que rigen la existencia. Para ello es fundamental estar disponible al cambio.
  2. Darnos cuenta de qué va el juego nos pide ponernos disponibles para aceptar, auto-observarnos y trascender las situaciones; esto nos llevará a una nueva versión de nosotros mismos. Para ello debemos responsabilizarnos de lo que ocurre en nuestro día a día  e integrar los verdaderos códigos  que rigen esta experiencia. Se nos pide ser responsables, conociendo que el fin de lo que ocurre ahora.

Una pista: las creencias que se manejan en general y que llevamos validando desde hace mucho tiempo, tipo “la vida es una lucha, “debes demostrar lo que vales”, etc “hay que esforzarse por ser positivo” no hacen más que obstaculizar tu crecimiento, porque el gran reto es avanzar en nuestra experiencia dejando caer esas ideas cristalizadas, enlatados mentales. La salida del laberinto es hacia dentro,…ya que tu poder viene de tu interior, solo que no lo has probado, lo desconoces.

Date una oportunidad, permítete pensar que las cosas pueden ser de otro modo, te aseguro que vas a descubrir un mundo nuevo en esa otra vía, lleno de potenciales.  Para esto vas a necesitar una especie de entrenamiento, ya que llevas toda la vida siendo condicionado para hacerte sentir pequeño y limitado. Date un respiro, toma aire, empieza hoy; esta noche ponte disponible y entrega toda tu existencia a la parte tuya que lleva tiempo queriendo establecer contacto contigo. Tu dimensión fuente. Sé que son referentes nueva, que te cuesta abrirte a lo trascendente, pero se trata de asumir lo que eres. Ya no es tiempo de consumir más tiempo en sentirte una víctima, tira del hilo, iremos compartiendo las claves.

 

Si te ha interesado este contenido puedes compartirlo en tus redes sociales.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin