La perspectiva del Desdoblamiento del tiempo te da la lógica para vivir una vida con sentido, estableciendo una comunicación con tu parte esencial, y el momento para hacerlo es AHORA

Pasamos de la etapa de buscar “afuera” la solución a nuestros problemas al momento de “darnos cuenta” que las respuestas vienen de nuestro interior y del futuro; ese es el mapa que nos da el desdoblamiento del tiempo.

¡Hola! soy Francis Lamadrid

Quiero compartir contigo el proceso de transformación que he experimentado y que ha hecho que se haya expandido mi nivel de percepción, logrando una liberación emocional y una nueva perspectiva de la cosas.

Esto de hablar de una es un punto “patata caliente” …

Si tuviera que buscar afinidad con el mundo animal, podría ser un camaleón por lo adaptativa, una hormiguita por lo perseverante, un águila por el placer de volar alto, un dromedario por la resiliencia, o un delfín por la alegría.

También podría ser un submarino, porque no pasa nada si dejo de estar a flote por un tiempo.

Quiero compartir contigo una dispositiva de mi cabecita de niña de 6 años, en donde mis padres, profesores, personas adultas afirmaban cosas que en mi interior no encontraban eco, les escuchaba y pensaba “eso no me lo creo, eso no es así”. A menudo, seguía sus explicaciones y en mi mundo interno, que es El Reino, pensaba “no recuerdan”, “no entienden”. Por la razón que fuera, tenía muy presente mi guía interna, y creía más a esa intuición que a lo que decían los mayores a través su viejo sistema de creencias. ¿Rebelde sin causa?

Después, durante la adolescencia y juventud olvidé la maravillosa referencia interna y traté de adaptarme, compararme y competir para demostrar al mundo que era capaz, que valía. Estudiaba mucho, y tuve un abanico de relaciones de amistad, sentimentales y laborales que me llevaron a un callejón sin salida. Me sentía estancada, necesitaba un cambio, y ¡No veía como hacerlo!

En medio de esta crisis sucedió que empecé a encontrarme mal de salud; me enfermé. Di bastantes tumbos para saber que enfermedad padecía; tenía mucho miedo a que fuera algo de tipo neurológico.

 Después de muchas pruebas en las que se descartaron las patologías que tanto temía, me diagnosticaron un cuadro severo de fibromialgia, y es que estaba tan dolorida que me costaba incluso moverme.

Hice un cambio total en mi vida: geográfico, de relaciones, alimentación y hábitos. Comencé a meditar e hice las paces con el pasado (malos rollos, ex, decepciones, etc.) Y ocurrió el milagro: ¡Recuperé la salud! Por fin, tenía bienestar físico y energía para hacer cosas; había aprendido que lo sutil (emocional) manda sobre lo visible, en este caso, la biología.

Monté un despacho, asesoría jurídica, donde trabajaba 14 horas diarias, y sobre todo, donde pude observar en primera fila como se gestan y desarrollan los conflictos entre las personas. Comunidades de vecinos, litigios, disputas por herencias, etc. Llegaba a casa exhausta y diciéndome, “tiene que haber algo más, esto no puede ser todo”. Sentía un vacío incómodo, y como si algo desconocido pugnara por salir y manifestarse.

En medio de todo esto, fui mamá, me divorcié y estresé mucho para conciliar mi profesión con las tareas familiares. Tenía la sensación de que algo fallaba, como si hubiera un error en el diseño de mi vida. Y era verdad: había un error, esencial, como en cada vida humana.

Llegó un momento en que tuve que tomar, por pura coherencia, una decisión y era arriesgada porque mi negocio iba bien. Me di cuenta de que aquel no era mi lugar, había un potencial que llamaba a mi puerta. Cuando tengo intuiciones de este tipo suelo observar y sentir para escuchar lo que indica mi Ser.

Comencé a dar charlas y a impartir talleres en los que compartía el conocimiento, las claves a través de las que había hecho cambios interesantes en mi vida. Me basaba mucho en la lógica del Desdoblamiento del Tiempo para facilitar la comprensión a las personas. Y cada vez tenía más claridad, me llamaban de más eventos presenciales y virtuales, …e incluso, más personas querían que las acompañase en su proceso hacia una nueva versión.

Ya estaba. Era la constatación de que estaba ejerciendo mi rol. Lo que es mi propósito: Facilitar un conocimiento (mapa) y un entrenamiento para que las personas vivan una vida con propósito, y contribuyan al mundo a través de activar su talento y poder de creación.

 

Así he llegado hasta aquí.

Gracias a todo lo que he recorrido, hoy te puedo decir que SI QUE ES POSIBLE, cambiar la percepción,  liberar y soltar cargas.

“Vengo a asegurarte, a través de mi propia experiencia, que lo que ocurre en tu vida tiene lógica, aunque no lo entiendas o no te guste. En este juego, o cambias o repites, y repites. Mi misión es hacerte recordar cómo funciona tu poder de creación.”

Hoy estoy, enteramente, a tu disposición para:

  • Facilitarte un marco de referencias, un mapa, que va a activar tu poder innato.
  • Acompañarte para que sueltes carga del pasado: lo que ya no eres.
  • Darte la mano para que ganes claridad, que es poder.
  • Entregarte una lupa para que reconozcas tus dones y talentos.
  • Inspirarte a fin de que manifiestes lo que es tu propósito.
  • Compartirte un “pack” con el que vas a poder hacer alquimia de tus procesos internos (emocionales y de pensamiento)
  • En suma, a florecer en la intersección entre lo horizontal y lo vertical; en el punto cero.

Algunos datos más sobre mí

Desde muy joven busqué respuestas para entender que estaba haciendo aquí, en la vida. Algo me decía que había una señal interna, la coherencia, que debía escuchar. Tenía intuiciones y precogniciones, por lo que a menudo vivía en la antelación.

Mi fuerza es tu fuerza, lo que aprendí es para ti. Dame la mano y caminemos.

Esto es lo que dicen algunos de mis alumnos,